Bienvenidos 

Bienvenidos al Armario de Momo, un lugar repleto de cositas preciosas con las que poder poner guapos a vuestros mejores amigos. Lacitos únicos fabricados a mano y diseñados en exclusividad siempre partiendo de materiales de primera calidad que nos mandan desde el país del sol naciente. Los diseños son muy variados. Coloristas o sobrios, grandes y pequeños, en clip o en goma, pero siempre elegantes, glamorosos. Además, en la mayoría de los casos se tratan de piezas únicas, con lo que vuestro perrito será siempre el más chulo del barrio. Poco a poco iremos ampliando nuestro armario llenándolo de nuevas sorpresas. Por ejemplo, tenemos pensado hacer series exclusivas siguiendo para ello el calendario ¿Acaso no hacen los modistas colecciones para verano el otoño o el invierno? ¿Verdad que no vais vestidos del mismo modo al trabajo que a una fiesta?


En el Armario de Momo tendremos muy en cuenta las tendencias y pensamos que el buen diseño y el trabajo exclusivo no tiene por que ser caro, al contrario, nuestros precios son ajustados para poder vestir así al mayor número de perritos.

Queda inaugurado este pequeño gran armario. Os tendremos al corriente tanto por Facebook como por nuestra próxima tienda virtual de las últimas novedades. ¡No nos quitéis ojo!

 

 El armario de Momo 

Hola a todos, yo me llamo Momo y soy una perrtita muy fina y con clase a la que siempre le gusta ir a la última y marcar tendencias. Soy una Bichón Maltés de pelo blanco como la nieve, de ojos negros y profundos y una naricita redonda y negra como el carbón que siempre está fría como un helado. Desde pequeñita mi mamá adoptiva me ha inculcado el gusto por la moda y siempre me recuerdo a mi misma luciendo toda suerte de coleteros, gomas y pasadores que ella misma realizaba con amor y maestría. Yo he ido guardando esos "tesoritos" y con el tiempo he llegado a llenar un armario entero, el cual he decidido compartir con vosotros.

 

Por eso hemos decidido abrir en internet este sitio. En "El armario de momo" podréis encontrar un sinfín de accesorios no solo para vuestra mascota, sino que también quedan preciosos en las cabezas de las chicas y de las muñequitas, que son mi otra gran pasión; clips, pasadores y lacitos de diseños únicos elaborados a mano con paciencia y mucho amor con materiales de primera calidad exportados desde Japón (mi mamá es de allí). En muchas ocasiones se tratan de objetos únicos, irrepetibles y eso permitirá que vuestro perrito sea el más original del barrio.

 ¿Por qué hago lazos? 

Quiero que me dejéis contar la historia sobre mi pasión por los perros y por qué hago lazos.

 

Durante toda mi vida he amado a los animales y siempre he vivido con ellos. He tenido gatos, peces, reptiles e incluso un gallo. La primera vez que tuve un perro era mestizo y adoptado, fue cuando yo tenía siete años. Desde entonces he sido una amante de los perros. Leía muchos libros y enciclopedias sobre ellos. Ahí había mil razas de perros que nunca había visto, me sorprendí mucho. Sobre todo me impactaron unas razas pequeñas que tenían un pelaje largo y brillante;  como por ejemplo: Shih Tzu, Bichón Maltés o Yorkshire Terrier. ¡Además llevaban lacitos en la cabeza…! Y pensé “¡Dios mío, son tan bonitos como una muñeca!” Esto último fue lo que terminó de enamorarme perdidamente. Iba a festivales y exposiciones de perros y a la vuelta siempre insistía a mis padres para que me compraran uno de esos animales tan bonitos.

 

Pero mientras tanto, en lugar de poder disfrutar de los animales, tenía que conformarme con peluches y peluches de diferentes razas, (De hecho, hoy día sigo usando uno de ellos como modelo. Nunca se queja) les ponía nombre y hasta imitaciones de pedigrís. En esa época mi sueño era ser “la mejor criadora” aunque no sabía que significaba “criador” con aquella edad, pero cuando supe que ser criadora suponía deshacerse de muchos de los cachorros, ese oficio dejó de interesarme. ¡Yo solo deseaba tener a mi lado todos los perritos posibles!

 

Un día, en la sección de mascotas de una tienda, compré un lacito de cinta roja con lunares, llevaba brillantes de color rosa y era tan bonito que aún hoy me acuerdo de él. Sabía que no tendría la oportunidad de usarlo, pero de todas formas estaba contentísima con mi compra.

 

Finalmente, cuando tenía quince años logré hacer realidad mi sueño de tener un precioso yorkshire. Le compraba muchos lazos, le peinaba y cuidaba mucho, pero lamentablemente el pobrecito se murió antes de cumplir un año. Unos años después tuve una Bichón Maltés. Cuando vine a España, ella ya estaba muy viejecita y unos meses después, se fue al cielo sin que pudiera despedirme de ella. Lloraba cada día por la tristeza, pero una tarde de Navidad, un ángel blanquito y peludo vino a mis brazos… fue Momo, el tesoro que me regaló mi marido.

 

Empecé hacer lacitos para ella y eran tan bonitos y Momo parecía tan feliz con ellos, que pensé que sería maravilloso que otras personas pudiesen también tenerlos. Por eso abrí el Armario de Momo, su armario particular. Pero no era una tarea fácil para mí, porque existían muchas diferencias culturales entre mi país y España, y que afectaban mi manera de plantear los diseños y la forma de trabajar. Poco a poco he aprendido que es tan importante que un diseño sea bonito como que sea cómodo y fácil de usar, ya que antes, solía hacer piezas bonitas pero poco prácticas para un perrito pequeño. Me gusta mucho mi tienda y me gusta hacer y diseñar lazos nuevos, incluso aunque existan inconvenientes como el idioma, o los gastos de material y mantenimiento. Pero lo que me hace más feliz, es saber que mis amiguitos perrunos y sus dueños  están contentos con los lazos que yo he hecho y por eso quiero agradecer a todos vuestra fidelidad y el interés que me demostráis cada día.

 

Muchas gracias de todo corazón y gracias también por dejarme explicar algo que es tan importante para mí.

 

Yuki, la dueña de El Armario de Momo